Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más Información

CALLE MANUEL FUENTES BOCANEGRA, 13 - 14005 CÓRDOBA Centralita: 957 45 38 41 - URGENCIAS 24H : 619 52 77 87

¿Rapar perros? (II): las alternativas saludables.

¿Rapar perros? (II): las alternativas saludables. - Surveco
25 de mayo de 2015 0 Comentarios

Las alternativas saludables al rapado de perros en la peluqueria son: muda artificial, stripping y cortes adecuados; mientras que en casa será cepillar con frecuencia y algunos buenos baños.

Un Anónimo dijo una vez: “El objetivo de la Critica es dejar al criticado con el sentimiento de que ha recibido una ayuda.” Pues bien, hemos criticado el rapar perros (“¿Rapar perros? (I): daños y desagradables consecuencias”) y ahora debemos ser constructivos: vamos a presentar las alternativas saludables al rapado de perros y que buscan combatir el calor, el exceso de pelos en casa y nos acercan a un correcto cuidado del manto. Comenzaremos por aquello que podemos pedirle a nuestro peluquero canino:

  • Muda artificial: consiste en realizar la muda del manto de manera artificial mediante una serie herramientas. La idea es eliminar el subpelo acumulado bajo la capa de cobertura, lo que aumentará la aireación (y oxigenación) de la piel y disminuirá la conservación de calor. Además, hemos quitado buena parte del pelo que iba a acabar en el pasillo en forma de pelusas. Normalmente, se le da luego un buen baño para arrastrar con el agua todavía más pelo que queda suelto. Sería un cepillado en profundidad y a gran escala. Podemos dividirlo en dos grupos:
    • Muda artificial de pelo medio-largo: indicado para perros de muda, como son Pastores alemanes, Chows Chows, Husky y otros nórdicos, Mastines, Golden Retriever, etc. Se realiza con multitud herramientas, como el king coat, rastrillos, hoces, deslanador, etc. Quedará un manto algo más fino y muy hermoso, ya que la cobertura resiste la muda. Las primeras veces asusta la enorme cantidad de pelo que se extrae, pero los resultados se notan enseguida.
    • Muda artificial de pelo corto: indicado para perros tipo Pitbull, Bullterrier, Buldogs, Boxers, etc. Normalmente, se utilizan rastrillos con forma de hoz o manoplas, ya que el pelo no es lanoso o crea pelusas, siendo más parecido a cerdas. Aunque no hay diferencias conceptuales respecto al anterior, es importante remarcar que esta clase de manto también precisa de estos cuidados, si bien pasa bastante desapercibido. Curiosamente, suelen ser las razas que peor llevan el rapado. (Y sí, hay gente que los rapa…)

 

  • Stripping: técnica muy laboriosa usada por auténticos peluqueros profesionales. Emplea una suerte de herramientas manuales que parecen pequeñas cuchillas de maquinilla unidas a un mango. Consiste en arrancar el pelo muerto o muy maduro, principalmente del subpelo. El resultado es como el conseguido con la maquinilla (pelo muy corto), pero con las siguientes diferencias:
    • Se elimina principalmente subpelo.
    • El pelo de cobertura que se elimina es de raíz, por lo que no se debilita y pierde su calidad, brillo, color y funciones. La capa de cobertura no perderá longitud, por lo que no queda expuesta la piel.
    • También el subpelo se quita de raíz, lo que impide que crezca más rápido y por encima del de cobertura. Así, se mantiene la estructura correcta del manto y las funciones de cada capa.

Existe el mito de que al perro le duele mucho, pero realmente no lo sienten y, si no lo crees, acércate a una estética canina y pídele al peluquero ver una sesión de stripping para comprobarlo. La pega real es que es un proceso muy, muy, pero que muy lento, por lo tanto mucho más caro. Sólo sería aconsejable si te gusta mucho un determinado pelado que lo requiera, como el lomo en el pelado de Westy, el pelado de Teckel de pelo duro o el de los Schnauzer, entre otros.

  • Corte corto, pero correcto: será adecuado cualquier tipo de pelado que hagamos, siempre que se respeten los siguientes puntos:
    • El pelo no debe presentar una longitud que deje la piel expuesta. Debemos ver pelo y sólo pelo, la piel rosada bajo el manto tiene que ser invisible.
    • Debe ser acompañado de un buen cepillado o muda artificial que elimine el exceso de subpelo.
    • Hay que utilizar lo mínimo la maquinilla (recordando siempre el primero punto) y maximizar el uso de las tijeras.
    • Intentar dejarlo todo por igual y que el subpelo no tenga oportunidad de superar la capa de cobertura, aunque esto no es necesario tenerlo en cuenta si se cumple con el primer punto.

Luego viene el trabajo en casa: cepillar, cepillar y más cepillar… bueno también hay que dar un baño después alguna que otra vez. Cuando cepillamos a nuestros perros vamos retirando el exceso de subpelo acumulado, como en una muda artificial a pequeña escala. Al ser tan débil y  estar la mayor parte ya muerto, podrás arrastrarlo incluso con tan solo acariciarlo. Extraeremos una gran cantidad de pelo siempre que lo hagamos, no hay que asustarse, pierden mucho pelo constantemente y sobre todo con los cambios de estaciones. Ocasionalmente, es bueno dar un baño después, así arrastraremos los restos de pelo muerto que aún queden y el gel ayudará a hidratar el manto y piel. Cepillar saneará el manto, que estará fresco, aireado y fuerte, contagiando su vitalidad a una piel oxigenada y que transpira adecuadamente.

 

Fuente: Blog Animales Naevia

Deja un comentario