Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más Información

CALLE MANUEL FUENTES BOCANEGRA, 13 - 14005 CÓRDOBA Centralita: 957 45 38 41 - URGENCIAS 24H : 619 52 77 87

Cuidados y consejos sobre nuestras cobayas domesticas

Cuidados y consejos sobre nuestras cobayas domesticas - Surveco
24 de diciembre de 2015 0 Comentarios

 

Ante la mayor demanda de cobayas en estas fechas  como  regalos de reyes, etc , muy importante recordar  que son seres  vivos y que se deben conocer sus tipos y  sus cuidados básicos  antes de adquirirlas y asesorarse  por profesionales.  Necesitan poco espacio y son muy  fáciles de cuidar . Pero  tenemos que saber

LAS RAZAS:

Hay infinidad de razas pero entre las más comunes y  comercializadas están:
Pelo corto: La más común de todas ellas.
Roseta: Con el pelo a remolinos ó rizado.
Peruana: Al ser esta de pelo largo requiere más cuidados ya que hay que cepillarle el pelo.

HABITAT:
Se aconsejan jaulas entre 50-60cm. como mínimo.
Para el suelo utilizar absorbentes en pelet de madera ó papel. Ambos absorben tanto los olores como los excrementos.
Bebedero de tubo tipo “Biberon”
Un comedero colgado y si es de suelo con superficie ancha para evitar el vuelco.
Un refugio de madera ó plástico.

LA DIETA IDEAL:
Heno (2-3 veces en semana): Se le presenta en el lugar los “Porta-henos” para que esté separado del suelo y no tenga contaminación con heces.
Pienso especifico para cobayas.
Hay que aportarle vitamina C introduciendo en su dieta: Pimiento, tomate, naranja, hojas de alcachofa, etc… siempre en cantidades pequeñas para que se las coma y no de lugar a que la comida se descomponga y dé malos olores.
Está prohibido por su toxicidad para el animal: guisantes, patata y platanos. Las diferentes clases de lechugas también ya que no le aportan ningún valor energético y sí pueden producir diarreas indeseadas.

COMPORTAMIENTO:
Al llegar a casa son un poco asustadizos, pero esta actitud desaparecerá a lo largo de los días si los cogemos 10-15 minutos y llegaran a interactuar con los humanos como una mascota más y nos sorprenderán en sus actitudes y reacciones ante la llegada a casa de su dueño, la apertura de la puerta del frigorífico, acercarnos…  emitiendo unos ruiditos llamando nuestra atención ó para que le demos comida ó para que los cojamos, etc.

Deja un comentario